La Casa de Oficio es un programa que está promovido por el Servicio de Integración Laboral de Adislan y subvencionado por el Fondo Social Europeo, el Servicio Público de Empleo Estatal y el Servicio Canario de Empleo a través del Plan Canarias Emplea.

Con este programa se pretende que estos jóvenes de entre 17 y 24 años, con discapacidades físicas, intelectuales o sensoriales, aprendan una profesión y se puedan integrar en el mercado laboral. A mediados de octubre entrarán a formar parte de la Bolsa de empleo de Adislan.

Diez de estos jóvenes se han formado en operaciones básicas de cocina y otros diez en servicios administrativos generales y operaciones auxiliares. El programa se inició hace un año y los seis primeros meses recibieron, gracias a una beca, una formación teórica y práctica. Los últimos seis meses los han pasado trabajando, con contrato y sueldo, en la sede de Adislan, unos en la administración de la asociación y otros en la cocina.

Además, aprenden una formación complementaria, que incluye habilidades sociales (relaciones personales y laborales), educación medioambiental, en valores, tolerancia, alfabetización informática, orientación laboral para saber cómo buscar empleo o prevención de riesgos laborales.

La Directora de la Casa de Oficio, Mari Paz Vargas, señala que “la integración laboral es fundamental para la integración de pleno derecho de las personas con discapacidad en la sociedad” y recuerda que las empresas tienen ventajas fiscales al contratar a personas con discapacidad, pero que “la mayor ventaja es que contratan a una persona cualificada y ya con experiencia”.

Por su parte, la coordinadora de formación, Vicky López, destaca que lo más positivo del proyecto es que combina dos tipos de formación y se pone en práctica en la segunda parte, en un puesto de trabajo, lo que aprenden en la primera parte. “El primer trabajo y fundamental es integrar el grupo, si eso no funciona, no sale”, asegura.

Johnny es uno de los alumnos trabajadores de la especialidad de cocina. Tiene 19 años y dice que ha aprendido a hacer de todo en la cocina, aunque prefiere la labor de jefe de cocina o de freganchín. Cuando terminé buscará trabajo “en un bar, un restaurante o un hotel”.

Nasser ha realizado la otra especialidad, la de administrativo. Tiene 24 años y una insuficiencia renal crónica. Le trasplantaron un riñón cuando tenía tres meses y recibe diálisis desde los siete, pero eso no obstáculo para buscar un trabajo.

Dice que ha aprendido a manejar varios programas informáticos, además de labores de administración, nóminas, albaranes, archivo, etc., pero que ahora mandará curriculums y que donde más le gustaría trabajar es en algo relacionado con las publicaciones o hacer libros.

Los comentarios están cerrados.

Traductor
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish