La propuesta no es tener a un niño o niña aislado dentro de un salón de clases con el resto de los alumnos en un aula de clases “común” , es una propuesta que va mucho más allá.

Este concepto fue adoptado en la “Conferencia Mundial sobre educación de necesidades especiales : acceso y calidad”, llevada a cabo en Salamanca, España, en 1994.

Este término se utiliza para referirnos a la integración de la población con discapacidad a la educación común. La educación inclusiva como concepto en sí trata de abarcar el derecho que todos los niños y niñas tiene a recibir una educación de calidad con igualdad de oportunidades y sin discriminación.

  • La educación inclusiva, centrada en la persona, beneficia a todos los estudiantes, ya sean con necesidades específicas de apoyo educativo derivadas de discapacidad o de otra circunstancia, ya que les prepara para vivir y trabajar en una sociedad plural.
  • Hace falta voluntad política y determinación de todas las partes implicadas para promover cambios profundos y sistemáticos, es decir, aportar visión, conocimientos, competencias y marco legal para hacer realidad una educación inclusiva de calidad con equidad y excelencia en entornos ordinarios en todas las enseñanzas del sistema educativo. La sociedad en su totalidad tiene que implicarse y participar en este cambio educativo.
  • Apoyar políticas coordinadas intersectoriales y promocionar el intercambio de buenas prácticas.
  • Es necesario establecer sistemas de recogida y análisis de información que permitan hacer un seguimiento de las políticas y buenas prácticas inclusivas con indicadores que permitan identificar los factores que generan exclusión y los que favorecen la inclusión.
  • Apoyar la trasformación de los centros para avanzar hacia la realización del derecho a la educación para todas y todos. Ello requiere sistemas educativos flexibles, respetar la diversidad como un valor, eliminar todo tipo de barreras (físicas, de acceso al currículo, actitudinales, tecnológicas, de socialización y de comunicación, facilitando el aprendizaje y uso de la lengua de signos y de los medios de apoyo a la comunicación oral), proporcionar apoyos tanto a los centros como a los docentes, fomentar el trabajo en equipo de los profesionales de los centros, potenciar el liderazgo de los equipo directivos, favorecer las condiciones de convivencia y promover la colaboración entre alumnos, padres, profesores y sociedad civil.
  • La educación inclusiva, centrada en la persona, beneficia a todos losestudiantes, ya sean con necesidades específicas de apoyo educativoderivadas de discapacidad o de otra circunstancia, ya que les prepara paravivir y trabajar en una sociedad plural.
  • Hace falta voluntad política y determinación de todas las partes implicadaspara promover cambios profundos y sistemáticos, es decir, aportar visión,conocimientos, competencias y marco legal para hacer realidad unaeducación inclusiva de calidad con equidad y excelencia en entornosordinarios en todas las enseñanzas del sistema educativo. La sociedad ensu totalidad tiene que implicarse y participar en este cambio educativo.
  • Apoyar políticas coordinadas intersectoriales y promocionar el intercambiode buenas prácticas.
  • Es necesario establecer sistemas de recogida y análisis de información quepermitan hacer un seguimiento de las políticas y buenas prácticasinclusivas con indicadores que permitan identificar los factores que generanexclusión y los que favorecen la inclusión.
  • Apoyar la trasformación de los centros para avanzar hacia la realización delderecho a la educación para todas y todos. Ello requiere sistemaseducativos flexibles, respetar la diversidad como un valor, eliminar todo tipode barreras (físicas, de acceso al currículo, actitudinales, tecnológicas, desocialización y de comunicación, facilitando el aprendizaje y uso de lalengua de signos y de los medios de apoyo a la comunicación oral),proporcionar apoyos tanto a los centros como a los docentes, fomentar eltrabajo en equipo de los profesionales de los centros, potenciar el liderazgode los equipo directivos, favorecer las condiciones de convivencia ypromover la colaboración entre alumnos, padres, profesores y sociedadcivil.
  • Es necesario facilitar el tránsito entre las diferentes etapas educativas y el de éstas al mundo laboral. Facilitar educación inclusiva desde el inicio de la escolaridad, privilegiando la detección y atención temprana.
  • Es necesario la presión y el apoyo de la sociedad civil para impulsar los cambios necesarios.
  • La formación inicial y permanente del profesorado de todos los niveles educativos para atender a la diversidad de necesidades del alumnado y desempeñar adecuadamente su tarea en el marco de la educación inclusiva es un factor clave para llevar ésta a cabo.
  • Los jóvenes no quieren ser tratados como niños o niñas, quieren tomar sus propias decisiones. Todos los jóvenes tienen derecho a acceder a programas de estudio que les preparen para ser ciudadanos de pleno derecho.
  • Uno de los factores esenciales para el éxito de la formación profesional es la vinculación con el mundo laboral, así como poder realizar prácticas en el mismo.
  • La inclusión en la educación superior se considera igual de necesaria que en los otros niveles educativos. Es necesario facilitar el acceso a la Universidad para que exista una mayor presencia del alumnado que presenta discapacidad o se encuentra en situción desfavorable derivada de cualquier factor, así como contar con los servicios de apoyo especializados que actúen como intermediarios entre los alumnos y sus tutores.
  • Las medidas que se adoptan en la práctica educativa inclusiva benefician a todo el alumnado.
Traductor
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish